Adoración Celestial

miércoles, 4 de julio de 2012

La armadura de Dios para los niños





En  la Palabra de Dios,  no se habla directamente de tal armadura para los niños,  los padres tienen una gran responsabilidad al enseñar a los niños el temor reverente a Dios, bendecirlos constantemente e irlos entrenando con la Palabra de  DIOS la  Biblia,  para que puedan ir conociendo y desarrollando en ellos,  el amor hacia el Padre Celestial, que conozcan del regalo incomparable del sacrificio de Jesús,  así como la maravillosa persona del Espíritu Santo, que logren despertar en  sus hijos el precioso anhelo hacia la Palabra de Dios.


Asimismo, los padres son los que con su boca declaran de forma constante la Palabra de Dios sobre sus hijos, establecen cobertura, vallado alrededor de ellos, cubriéndolos con la sangre de Jesús  y el enemigo no puede tocarlos. Deben tener  claro,  los padres deben vivir en armonía con  la Palabra de Dios,  alineados a la voluntad del Padre Todopoderoso, un estilo de vida el cual va a ser de influencia en los hijos.
 Llevarlos a la Iglesia, para que los niños aprendan la importancia de  adorar a Dios en grupo, como bien lo dice Hebreos 10:24-25:
 " . . .  24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;
25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca ...


 


Mientras los niños van creciendo en estatura y edad, asimismo la Fe de ellos irá desarrollándose, la sabiduría, el conocimiento hasta que logren entender por sí mismos lo de la Armadura de Dios, y puedan irse manteniendo firmes.

A continuación, en el libro de Deuteronomio 6: 6- 8 noten la ordenanza o   mandato al pueblo de Israel, con las instrucciones precisas a los padres acerca de los hijos. 
 “… 4 Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. 5 Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes 8 Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos… “


 

¿Cómo enseñar la Armadura de Dios a los niños?

Entonces,  como bien pueden notar en el versículo  7, dice que se le deben enseñar diligentemente a los hijos, y se tiene que hablar  cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino,  cuando te acuestes y cuando te levantes. Los padres,  tienen  un mandato  directo de Dios y una responsabilidad  asignada, acerca de la enseñanza  de la Palabra de Dios a los hijos.

Cumplir el mandato de Dios, es una labor que requiere: 
Gran paciencia
Perseverancia continúa
Amor
Constancia
Diligencia
Desarrollar una disciplina o hábito diario
Dominio propio
Administrar el tiempo con sabiduría

 Ilustración de cómo iniciar la enseñanza:

Comparto mi experiencia, tuve mi encuentro con Cristo ya en mi madurez, de manera que no entrené a mis hijos en el evangelio, entonces como abuela estoy enseñando a mis nietecitos con la Palabra de Dios, mi nietecita Kiandra y su hermanito Taylor, ( ver las  fotos  ) ella todas las noches me llama por teléfono para que los bendiga, aprovecho y   les repito  unos versículos  del salmo 23, los primeros versículos del Salmo 91, Deuteronomio 28: 7,  Salmo 34: 7, Efesios 6: 1-3 y Efesios 6: 10-11
Pronto, gradualmente  añadiré otros versículos de los Salmos mencionados,  y de la Armadura de Dios hasta que los dominen, entonces iré introduciendo más versículos de la Biblia según avancen.
Por otra parte, les comparto que a mis hijos adultos les hablo la Palabra con sabiduría, y sobre todo el ejemplo, están viendo mi estilo de vida acorde a la Palabra de Dios, la Fe, entre otras cosas. Unido a una intercesión constante, para arrebatar al enemigo lo que ha robado, oro sin cesar y el Señor es fiel. Creo  en Hechos 16:31 y cada Promesa escrita en la Biblia, las cuales el Espíritu Santo me viene  revelando.
Imprescindible es la ayuda del Espíritu Santo para que de la dirección, guianza, estrategias y todo lo que necesario,  para llevar a cabo el mandato.
Recuerden, así como enseñaron al niño a comer, a usar la cucharita, a caminar, a bañarse, a leer etc. Del mismo modo, pero con mayor compromiso y esfuerzo deben enseñar la Palabra de Dios. Porque  Jehová exigirá cuentas a cada padre acerca de si han cumplido o no el mandato.

Y es un mandato que se reitera, conlleva  las promesas de bendición que  pasan de una generación a otra. Veamos  a continuación el registro Bíblico:


“ …Porque yo lo he escogido para que mande a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino del SEÑOR, haciendo justicia y juicio, para que el SEÑOR cumpla en Abraham todo lo que El ha dicho acerca de él …” Génesis 18:19:

Ahora,  el mandato se extiende y trasciende,   leamos en:


“… y para que cuentes a tu hijo y a tu nieto, cómo me he burlado de los egipcios, y cómo he mostrado mis señales entre ellos, y para que sepáis que yo soy el SEÑOR…” Éxodo 10:2

Se dan cuenta de lo seria comisión que Dios ha entregado a los padres; noten 


 “…  El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo:
 Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos…” Deuteronomio 4: 10

Salmos 78:5 “… Porque El estableció un testimonio en Jacob, y puso una ley en Israel, la cual ordenó a nuestros padres que enseñaran a sus hijos…”
“ …Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas, cuando estés sentado en tu casa, y cuando andes por el camino; cuando te acuestes, y cuando te levantes. ..." Deut. 11: 19

 
Deuteronomio 32:46  “… les dijo: Fijad en vuestro corazón todas las palabras con que os advierto hoy, las cuales ordenaréis a vuestros hijos que las obedezcan cuidadosamente, todas las palabras de esta ley…”
Como lo muestran  todas las citas, los padres han recibido un mandato del Creador ineludible, deben enseñar a sus hijos la  Ley de  Jehová. Los padres al obedecer este mandato, están desplegando una cobertura y vallado  espiritual alrededor de ellos. Asimismo, dentro de la enseñanza a los hijos está incluida la: Armadura espiritual

Ilustración de la  armadura se un soldado en el contexto histórico:



Sin embargo, no existe una armadura física o literal para los hijos de Dios, la cual no funcionaría al enfrentar al enemigo, porque son fuerzas espirituales, espíritus del reino de la oscuridad que tienen poder y gran maldad, dispuestos a  hacer las cosas más espantosas que puedan realizar con todo hijo de Dios que se descuide.
Pablo lo  advierte en Efesios 6: 12 " ... Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales..."
Por lo cual, el entrenamiento es espiritual  con la Palabra de Dios, la Sangre de Jesús  y  el nombre de Jesús tienen el  poder para deshacer toda obra del infierno, la persona que declara la palabra debe estar en santidad para que el enemigo reconozca la autoridad delegada en ese hijo de Dios.

" ... El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo... "  1 Juan 3: 8  RVG  2010
 
Promesas bíblicas para los hijos y los nietos:
  “… para que temas al SEÑOR tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te ordeno, tú y tus hijos y tus nietos, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados…”
Proverbios 22:6 " ...  Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él..."




2 Timoteo 3: 15  " ... y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús..."
 
Los niños, en la época actual aprenden y dominan de manera admirable a utilizar cualquier dispositivo de alta tecnología con gran facilidad, y eso no significa que sea malo, no, mientras los padres supervisen lo que sus hijos están haciendo.
Los niños son comparables a  una  esponja que absorbe todo, y es a los padres que,  corresponde decidir que es nocivo para sus hijos,  por otra parte,  no se puede decir lo mismo en relación a cuánto saben o aprenden de la Palabra de Dios.


 
De manera, que la responsabilidad es de los padres, Dios pedirá cuentas por ello, a veces los padres no tiene esa conciencia de la importancia que Dios ha delegado en el cuidado de criar y educar a los hijos con la Palabra de Dios.
 
Incluso,  los padres se esfuerzan para que  los hijos aprendan, asistan a la escuela  y reciban instrucción en muchísimas cosas, de las cuales se sienten orgulloso y eso es bueno si es que va de la mano de la instrucción de la Palabra de Dios, la cual es la que al  final les va a dar la vida eterna.

Por lo tanto, el Padre Celestial que sí sabe lo que conviene exhorta a que hagamos lo siguiente, veamos la promesa registrada en Deuteronomio 6: 2 
  “… para que temas al SEÑOR tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te ordeno, tú y tus hijos y tus nietos, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados…”

 

Dar a conocer el poder y las maravillas de Jehová:


Salmos 78:6  " ... para que la generación venidera lo supiera, aun los hijos que habían de nacer; y éstos se levantaran y lo contarán a sus hijos,..."
Salmos 78:4 " ... No lo ocultaremos a sus hijos, sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del SEÑOR, su poder y las maravillas que hizo... "
Isaías 38:19 " ... El que vive, el que vive es el que te da gracias, como yo lo hago hoy. El padre cuenta a sus hijos tu fidelidad ... "

Efesios 6:4  " ... Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criarlos en la disciplina e instrucción del Señor ... "
Éxodo 19:6 " ...  y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel...."
 

Asimismo, en 1 Reyes 2:1-4 se registran las palabras del Rey David, un padre hablando a su hijo Salomón:

 
" ... 1  Y acercándose los días de la muerte de David, dio órdenes a su hijo Salomón, diciendo: 2 Yo voy por el camino de todos en la tierra. Sé, pues, fuerte y sé hombre. 3 Guarda los mandatos del SEÑOR tu Dios, andando en sus caminos, guardando sus estatutos, sus mandamientos, sus ordenanzas y sus testimonios, conforme a lo que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y dondequiera que vayas, 4 para que el SEÑOR cumpla la promesa que me hizo, diciendo:  Si tus hijos guardan su camino, andando delante de mí con fidelidad a , con todo su corazón y con toda su alma, no te faltará hombre sobre el trono de Israel ... "


Todo hijo de Dios que estudia las escrituras,  sabe bien que Dios es fiel,  cumple sus Pactos, sus promesas. Esos estatutos registrados en 1 Reyes 2. 1- 4, que el rey David le reiteró a su hijo Salomón, se cumplieron de forma exacta y maravillosa al venir nuestro señor Jesucristo a través del linaje de David.

El Rey David, valorizó a profundidad la Palabra de Dios y desarrolló una comunión íntima con el Padre y Todopoderoso Dios de Israel, que le valió ser llamado...  noten en el registro:


" ...  Quitado este, , ( al Rey Saúl ) les  levantó por rey a  David,  de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien  hará todo lo que yo quiero... "  Hechos 13: 22


 
De manera que, retomando la temática de la Armadura de Dios para los niños, es un principio implícito en la Palabra de Dios, que viene a instituírse en la vida de los hijos por medio de  la perseverancia  de los padres  enseñándolos,  así como en la observancia y   obediencia a  la ley de Dios.




Los padres les irán proporcionando esa investidura de estar desde la niñez al abrigo del Altísimo, disfrutando de las  bendiciones y el favor de Dios, a través de la Sangre de Jesús y con la guianza del Espíritu Santo. Amén





Armaduras:


Armadura romana






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada